Reseña: The Host (1/3)

¡Hola, literatómanos!
Esta es la primera reseña que hago, y he elegido un libro que para mí es muy especial: La Huésped, de Stephenie Meyer, una de mis grandes lecturas del verano, un libro que tenía en mente desde hace mucho tiempo y que, por A o por B, no me había decidido a leer.





Título: La Huésped.



Autor: Stephenie Meyer.


Editorial: Suma de letras.


Fecha de publicación: mayo de 2008.


Número de páginas: 760.



Es el fin del mundo tal y cómo lo conocíamos. Los mayores miedos de la humanidad han saltado de la ficción a la realidad.

Wanderer es una alienígena invasora de cuerpos y ha llegado a la Tierra junto con otras almas para cumplir su misión. Pero su anfitriona, Melanie Stryder, se resiste a abandonar su cuerpo sin oponer resistencia. Dos seres de dos especies diferentes que comparten un mismo cuerpo, pero, por desgracia para ellas, también un mismo corazón. Los recuerdos de la vida de Melanie hacen que Wanderer se enamore del mismo hombre que ella, Jared, convirtiendo su relación en el primer triángulo amoroso que solo implica dos cuerpos.

¿Podrá el amor de Melanie por Jared sobrevivir al fin del mundo? ¿Y a su huésped?



Se supone que esta obra sería la primera parte de una trilogía, pero sin embargo no hay información sobre las dos secuelas restantes, aparte del título (La Buscadora y El Alma). Hay una adaptación cinematográfica de este libro, una película con el mismo título. Podéis ver el tráiler aquí.




The Host es el primer libro que leo de esta autora, y lo he tenido en mente durante mucho tiempo antes de atreverme a leerlo. La razón: su grosor. Y es que un libro de más de 700 páginas impone, ¿verdad? Pues en el caso de La Huésped las 760 páginas han pasado volando, sin resultar largas, tediosas o aburridas. Y es que la escritura de Meyer es fluida y liviana, con un lenguaje sencillo y comprensible.


El libro pertenece al género de ciencia-ficción. Pero no, no es una historia de marcianos con pistolas de rayos láser, sino que posee un argumento muy distinto. Se sitúa en el planeta Tierra del futuro, que presenta invadido por unos extraterrestres llamados almas, gusanos plateados que necesitan invadir un cuerpo para mantenerse con vida e interactuar con su mundo. En la Tierra, lógicamente, se han sentido atraídos por la especie humana, y en este mundo que nos presenta, aparentemente no hay humanos. Solo sus cuerpos invadidos por almas. Sin embargo, como es de esperar de una especie tan obstinada como la nuestra, quedan humanos que resisten, ocultos, negándose a que sus cuerpos sean utilizados. Un argumento verdaderamente original y entretenido, que rompe todos los moldes del género.


En cuanto a los personajes, cuidadosamente elaborados, destacan las dos protagonistas: Wanderer, el alma, y Melanie, una humana resistente que ha sido capturada y en cuyo cuerpo va a ser colocada la primera. Se supone que Melanie debería desaparecer, pero no lo hace. De este modo, tenemos a dos seres compartiendo el mismo cuerpo y, también, los mismos recuerdos, excepto algunos retazos que ellas consiguen ocultar. Así es como Wanda conoce a Jared, la pareja de Melanie, y a Jamie, el hermano pequeño de ella, y acaba amándoles con pasión y protegiéndoles ella también.
Entre los personajes secundarios, se distingue perfectamente entre humanos y almas. Las segundas son pacíficas, confiadas, incapaces de desear ningún mal a nadie (paradójico, teniendo en cuenta que ellas han arrebatado la identidad a los seres humanos), exceptuando, quizá, a la Buscadora, descrita siempre como un ser repulsivo por razones evidentes. Entre los humanos, Meyer ha sabido describir perfectamente la esencia de nuestra especie: lo peor de nosotros (la idea que tienen las almas), y también lo mejor (eso que descubrirá Wanda, sorprendiéndose gratamente en muchas ocasiones). Así, incluso de los humanos aparentemente más repulsivos (Kyle, Maggie, Sharon), se ve en ocasiones su lado tierno. Y de los más entrañables (Ian, Jeb, Doc), también aparece su cara más feroz y desagradable. Aún así, hay un rasgo especialmente llamativo en ellos: son todos diferentes, mientras que las almas, podría decirse perfectamente que son idénticas entre sí, lo que les permite vivir en esa increíble (y tediosa) armonía. Además, siempre encontramos razones que hacen a cada personaje ser cómo es.

El clásico triángulo amoroso se da cita en estas páginas con el concepto de vida, la obstinación, la identidad humana, la muerte y la compasión en una novela intensa y apasionante.

Les invito a comentar si quieren leer o han leído esta novela, si les ha gustado o si la recomiendan.
¡Hasta pronto, literatómanos!




edit

2 comentarios:

  1. He oído hablar sobre este libro, pero no sabía si leérmelo o no. Después de leer tu reseña va ganando puntos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que te haya gustado!

      Yo sí te recomendaría leerlo, es muy interesante y ligero de leer pese a su volumen. Yo no he leído Crepúsculo, pero, por lo que he oído, The Host no se parece en nada a esa saga.

      ¡Bienvenida!

      Eliminar

¡Gracias por leerme! Este blog se alimenta de comentarios, ¡así que te animo a dejar tu opinión!

Pero... por favor, hazlo con respeto y sin spam, y, si la entrada te interesa tan poco que ni siquiera te la has leído, ahórrate los comentarios por defecto como "sígueme y te sigo" o "buena reseña".

De nuevo, ¡un abrazo enorme, y gracias por comentar! En cuanto pueda, me paso por vuestros blogs para conocer vuestras impresiones.

Entrada más reciente Entrada antigua
© Design 1/2 a px. · 2015 · Pattern Template by Simzu · © Content LITERATOMANÍA