Reseña: "El Mochilero"

| lunes, 28 de agosto de 2017 | , , , , |
¡Hola, literatómanos!
¿Qué tal os va? Acabo de regresar de la playa, y tengo unas cuantas entradas pendientes, que ya iré publicando en las próximas semanas.

Ahora bien, me he pensado bastante si hacer o no esta reseña. Porque sé que puede resultar, en cierta manera, incómoda. Pero, finalmente, me he decidido por hacerla, y por ser sincera. Espero que os sirva.





Título: El Mochilero
Autor: John Harris
Editorial: Varasek Ediciones
Traductor: Juan Romero
Fecha de publicación: 2001
Número de páginas: 397



El mochilero (The Backpacker) se convirtió en el libro de culto de los mochileros desde su aparición en 2001. Varasek ediciones publica por primera vez en castellano esta joya, no solo de la literatura de viajes más visceral y moderna, sino también una narración apasionante donde el protagonista, el propio autor, John Harris, nos acerca a los paraísos reales y artificiales del sudeste asiáticos y los mares del sur. Una narración adictiva, un thriller que se hermana con la mejor novela de aventuras al estilo de los grandes clásicos del género, como Salgari. Comparada con La playa, protagonizada por Leonardo Di Caprio, El mochilero se distingue de esta porque se trata de una historia verdadera.

Cinco cosas que todo el mundo debería hacer antes de morir:
1. Hacer el amor en la playa de una isla tropical desierta.
2. Saltar de un avión en caída libre.
3. Hacer sumbarinismo en un pecio por la noche bajo la luz de una tormenta.
4. Conducir de noche en una ciudad con un descapotable.
5. Hacer surf sobre una ola sin romper en un arrecife tropical mar adentro.



El libro de culto de los mochileros... Pese a que, en cierto modo, he disfrutado de este libro, creo que no tengo mucho interés en conocer a alguien que considere a este como su "libro de culto". O, traducido, un libro con las claves para vivir tu vida.

Pero empecemos por el principio. Compré este libro en un pueblecito llamado Urueña. Es la única "villa del libro" de España, y es un lugar encantador que se merece una entrada aparte. Lo encontré en una librería decorada con máquinas de escribir antiguas y otras preciosidades, atendida por una amable pareja de periodistas con los que tuvimos la ocasión de hablar de viajes fascinantes y experiencias increíbles. Cuando vi este libro, me encandiló. Tenía muchas ganas de atreverme con la literatura de viajes, con una lectura empapada de libertad, y el hecho de que fuera un libro tan aplaudido hizo que mis expectativas fueran muy altas.

Creo que el miedo retiene a la gente en vidas mundanas. Miedo a la libertad, miedo a la soledad. Es un opio poderoso.

Como bien dice en la sinopsis, el libro cuenta las peripecias de John Harris, autor y mochilero, por el sudeste de Asia. Todo empieza como unas vacaciones en la India con su novia, pero finalmente acaba yéndose solo, y mucho más lejos. Llega hasta Tailandia, Malasia, Singapur, Australia... Pasa años viajando, con la compañía de dos improvisados amigos del alma, y de todos aquellos con quienes va encontrándose.


Al principio, me gustó mucho. Me pareció que, como novela de aventuras, no tenía precio. Me gustan las escenas trepidantes, llenas de acción y de movimiento, así como las reflexiones del autor sobre la rutina, la libertad, la amistad. También me llaman mucho la atención la cantidad de lugares que describe, y la forma que tiene que hacerlo. Utiliza un estilo sencillo, muy de la calle, sin palabras extrañas ni complicados juegos de palabras.

También me encanta como se forma el vínculo de amistad con Rick y Dave, sus compañeros de viaje, dos mochileros con los que se encuentra al principio, y que se irán conociendo, entre ellos y a sí mismos, a lo largo de las páginas. Por lo demás, el resto de personajes no están muy desarrollados, vienen y se van, llevándose consigo unas cuantas incógnitas y asuntos sin resolver. 

Subimos y bajamos, una montaña rusa con dos personas mano a mano, levantándose y cayéndose y ocultándose en el humo de los cigarrillos, la estela de humo azul a nuestra espalda.

Además, el libro consigue engancharte, pese a todo. Te enganchas a leer cómo otras personas han hecho cosas que tú jamás te atreverías a hacer, y cómo se han sentido por ello. Yo creo que esta es la razón por la que este libro tiene tanto tirón. Transmite perfectamente esa sensación de "libertad" que debe de dar hacer ciertas locuras, sin necesidad de cometerlas en la vida real.

Ahora bien, pronto me di cuenta de que había algo en este libro que me hacía sentir sumamente incómoda. Al principio, eran detalles muy nimios que me hacían pensar que me estaba volviendo un poquito paranoica, pero, a medida que avanzaba la lectura y la narración se hacía más intensa, también aumentaba esa incomodidad. Y es que el concepto que tiene el autor de libertad no es ni sano ni beneficioso.

Es extraño como algo tan mundano puede imponerse a tantos recuerdos mucho más significativos.

En primer lugar, por los tintes machistas que tiene. Y no son solo unos cuantos comentarios. Al principio, parece que la novia de John es un obstáculo que lo separa de la vida que él desea llevar. Después, la presencia femenina deja bastante que desear. Por un lado, concibe a las mochileras como viajeras de segunda; por otro, las mujeres locales son una atracción más del lugar que visitan, o bien un medio para obtener privilegios. Por supuesto, también hay comentarios homófobos y, en general, discriminatorios bastante desagradables.

Por otra parte, no creo que para llevar una vida libre sea necesario drogarse hasta las cejas, ni que esto sea una experiencia positiva. Tampoco pasar olímpicamente de la familia y mentir. O incluso robar cosas allá por donde pasas. Pero lo que más me ha repugnado ha sido la tolerancia que muestra ante ciertas realidades, tales como la trata de menores. Es como si no se pudiera hacer nada, como si todos los clientes no fueran cómplices, responsables de un gravísimo delito. 



No faltará quien diga que si el autor cuenta su experiencia, cuenta su experiencia, su pasado. De hecho, el final parece algo así como una redención, deja la historia en un punto bonito y emotivo. Pero es que lo hace sin la más mínima autocrítica, como si para encontrarse a uno mismo fuera necesario pasar una temporada actuando como un capullo integral. Puede pareceros radical, pero para mí tanto un libro como una vida pierden bastante valor con estos gestos.


Y hasta aquí la reseña. Como de costumbre, os invito a comentar si habéis leído este libro o algún otro similar, dentro de la literatura de viajes. ¿Os parece tan descabellado lo que digo? Si alguien entre vosotros ha vivido alguna experiencia como mochilero/a, o se lo plantea, estaré especialmente encantada de escuchar vuestra opinión.

¡Hasta pronto, literatómanos!
Todavía no tengo claro si el que está loco soy yo por vivir como vivo, o el resto del mundo por hacerlo como lo hace.
edit

16 comentarios:

  1. Hola! No conocía el libro pero no es para mi, ni soy mochilera ni me gusta este estilo de lectura así que lo dejo pasar. Me alegra ver que lo has disfrutado tanto.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona, ¿te has leído mi reseña? He comentado que es un libro que me hizo sentir bastante incómoda y que no pude disfrutar demasiado...
      ¡Para gustos están los colores!

      Eliminar
  2. hola! ante todo gracias por tu honestidad y sinceridad, hace falta mas comentarios y analisis como este , sin caer en la obsecuencia, no fuimos mochileras, y coincidimos con vos en cuanto al machismo y las drogas. Te pegamos en el muro a ver que mas sale. abrazosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias, Búhos!! Un abrazo enorme :)
      Yo tampoco he sido mochilera nunca, pero no me parece que para serlo sea necesario ser un machista revenido ni drogarse. ¡Besos!

      Eliminar
  3. Hola! El libro parece emocionante en un punto en el que describe vida de mochilero, pero pfff... los relatos que se sacian en lo machista me matan, y ya si encima tiene tintes homofobos creo que no quiero ni tocarlo, ¿para que? Si seguro termino tan cabreada que no lo termino de leer XD es que no puedo con ello.

    Gracias por la reseña, es genial no solo leer sobre libros buenos, también hay que saber cuales sacar de la lista porque puedan resultar más molestos que placenteros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, y creo que estos blogs también tienen que ser un espacio para la sinceridad. No es necesario aplaudir un libro porque todo el mundo lo haga, ni justificar el machismo y otras formas de discriminación con eso del "estilo de vida libre, teniendo solo lo necesario, viajando..."

      ¡¡Un abrazo!!

      Eliminar
  4. La verdad este no me llama, gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! ^^
    Raro es que yo lea un libro sobre viajes. De hecho no recuerdo haber leído ninguno, y teniendo en cuenta la personalidad del protagonista (menuda joyita), de ninguna manera le voy a dar una oportunidad a esta historia.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para gustos están los colores, y, con el poco tiempo que tenemos, no merece la pena ponerse a leer libros que no nos llaman la atención. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Buenas!
    La verdad es que este libro no es para mi , pero muchas gracias por la reseña

    🐾Te espero por el rincón de mis lecturas, un besote

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola mi niña!
    Últimamente, he visto un par de reseñas sobre libros que tratan esta temática, llamada road trip si no estoy confundida, y creo que es una señal para animarme a probar, pues nunca había leído libros sobre viajes. Creo que la idea de este, de ir de mochileros, podría gustarme, pues siempre he tenido ganas de vivir esa experiencia (sólo me falta encontrar con quién jeje). Sin embargo, me echa para atrás lo que comentas sobre los valores del libro, y más lo relacionado con el machismo, que también se reflejará en su opinión, por lo que parece nada favorecedora, sobre la trata de mujeres. Y si a eso le sumamos que expresa su propia visión de libertad... vamos, que si meto en un saco todo lo que has dicho, creo que a mí tampoco va a gustarme o también me hará sentir incómoda.
    No sé si habrás leído más cosas del autor, que tampoco lo conocía, la verdad, pero habría que probar a ver si es una mentalidad que expande en todas sus obras, o en esta en concreto, porque si este parece ser algo más personal al narrar sus propias experiencias reales... no sé, no quiero juzgar previamente pero me entra la sensación de que no me gustaría tener como amigo a una persona con ideas machistas, o que hace comentarios homófobos y se queda tan ancho. ¡Y ya ni te digo lo de las drogas! Que es mi tema especial como pedagoga, y he visto casos de cerca de lo que le hacen a las personas.
    ¿Sabes lo curioso? Que, pese a todo, me han entrado ganas de leerlo, pues creo que también nos ayuda a nosotros a reforzar nuestros ideales de igualdad y respeto, entre otros, al ver cómo nos choca alguien que piense como este hombre. Un poco rara esta contradicción mía jaja, pero me lo apunto como curiosidad y ya te daré opiniones cuando lo lea.
    Espero poder verte por UnMundoDeVerdad
    Un besote enorme, ¡y nos leemos pronto!

    PD: me he quedado con ganas de visitar esa tienda de libros que comentabas, pues al imaginarla con esa decoración de máquinas de escribir..., y en esa "villa del libro", guau, tendré que ir por ahí alguna vez, ¡espero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola, Aura!!

      Pedazo comentario que me has dejado, ¡se agradece mucho!

      La verdad es que sí, te hace sentir incómoda. Y lo peor es que el autor es el propio protagonista. Es decir, que se jacta de que la historia que está contando es verdadera. Eso es lo que me ha hecho sentir más incómoda. Vale que hayas visitado un lugar de mierda y lo cuentes, pero, al menos podría molestarse en practicar un poquito la autocrítica y no decir que no tuvo otra opción ¿?

      Entiendo perfectamente tu contradicción. A mí también me gusta leer cosas "polémicas", para poder formarme una opinión más clara sobre algunos temas.

      Por cierto, la "villa del libro" se llama Urueña, está en Valladolid y un día de estos me animo y hago una entrada sobre ella. Seguro que hay alguien a quien le interesa. ¡Un abrazo enorme!

      Eliminar
  8. ¡Hola! Soy Iratxe de "Diario de una estudiante de Medicina", que no me deja meter mi usuario jejeje

    Vaya.

    No me ha gustado nada eso último que has dicho. Bueno, no seamos radicales; me parece interesante como lectura porque te hace pensar qué te gusta y qué no, qué te parece bien y qué no y por qué.
    Pero leer para ponerme de mal humor tampoco es para cualquier momento, hay que tener ganas de "someterse a ese proceso".

    Si algún día lo veo en una estantería y me atrevo con él, al menos gracias a ti ya sé lo que hay :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola, Iratxe!!
      No te preocupes, que Blogger a veces está como una verdadera cabra.

      Tienes toda la razón. Posiblemente, si no hubiera estado de vacaciones habría acabado abandonando el libro. Y si estoy estresada igual lo lanzo contra una pared o algo así.

      ¡¡Un abrazo enorme!!

      Eliminar

¡Gracias por leerme! Este blog se alimenta de comentarios, ¡así que te animo a dejar tu opinión!

Pero... por favor, hazlo con respeto y sin spam, y, si la entrada te interesa tan poco que ni siquiera te la has leído, ahórrate los comentarios por defecto como "sígueme y te sigo" o "buena reseña".

De nuevo, ¡un abrazo enorme, y gracias por comentar! En cuanto pueda, me paso por vuestros blogs para conocer vuestras impresiones.

Entrada más reciente Entrada antigua
© Design 1/2 a px. · 2015 · Pattern Template by Simzu · © Content LITERATOMANÍA