Diario de Ana Frank

| jueves, 9 de noviembre de 2017
¡¡Hola, literatómanos!!
¿Qué tal os va? A mí me va bastante bien, creo que estoy en una buena racha, aunque esté a tope de cosas que hacer y casi no tenga tiempo para nada. Por esta razón he estado tan ausente por aquí.

Hoy voy a hablar de uno de los libros más conocidos y simbólicos del siglo pasado. Un libro que es una joyita, pero que no debería haberse tenido que escribir nunca. Esta entrada no es una reseña, aunque esté estructurada como tal (no se me ha ocurrido otra forma), porque una reseña implica un juicio, y no me siento yo quien para juzgar al Diario de Ana Frank




Título: Diario de Ana Frank.
Autora: Ana Frank.
Editorial: Lucemar.
Traductor: Pedro Villalobos.
Número de páginas: 255.
Fecha de publicación: 1947.



Ana Frank nació en Frankfurt, Alemania, en 1929. Se trasladó con su familia a Ámsterdam, Holanda, a principios de 1934, debido al creciente antisemitismo propiciado por la victoria del partido Nazi en su ciudad natal.

El Diario de Ana Frank cuenta, de manera muy personal e íntima, los más de dos años que ella, su familia y otros judíos estuvieron escondidos en un pequeño anexo de Ámsterdam para evitar caer en manos del ejército Nazi. En sus escritos, Ana relata todos los pormenores de la vida en ese pequeño espacio, las diferencias de personalidad entre ella y su familia, las crecientes tensiones por las noticias del mundo exterior y del estado de la guerra, las complicaciones generadas por la llegada al Anexo de otros judíos perseguidos...

El Diario de Ana Frank fue publicado por primera vez en Holanda en 1947 y se ha convertido en uno de los documentos históricos más vívidos, íntimos e importantes sobre la Segunda Guerra Mundial.


Hay que reconocer una cosa: leer este libro duele. Pero, sin embargo, es muy necesario que lo hagamos, cuando nos llegue el momento.

Todos sabemos quién fue Ana Frank. Una víctima del Holocausto, una de tantas judías que murió en Auswitch, poco antes de su liberación, y que pasó dos años con su familia escondida, intentando evitar ser capturados. Son estos dos años los que reflejó en su diario, a modo de cartas a una amiga inexistente a quien se atreve a contarle todo.


El lugar donde se ocultan es el Anexo. Nombre poético donde los haya, para un refugio gris que es parte de un edificio en la ciudad. Dos familias judías, entre ellas la de Ana, y un dentista pretencioso también judío se ven obligados a compartir ese espacio tan reducido, del que no pueden salir bajo ningún concepto. Imaginaros la angustia, las confidencias y los roces que tienen tiempo de surgir. Impresionante.

La casa de Ana Frank, Ámsterdam

Al principio
, cuando llegan, Ana y todos los que la rodean tienen esperanza. Están convencidos de que eso de esconderse es temporal. Pronto, terminará toda esa locura de la guerra, los nazis y la persecución sin sentido a la que se están viendo sometidos. Ana se imagina retomando su vida allí donde la dejó, con su colegio, sus amigas, los primeros coqueteos y los paseos en bici. Al lector, que conoce cuál es, verdaderamente, el final, se le parte el corazón.
Tengo deseos de escribir, y todavía buscar todo tipo de cosas en mi corazón.
Va pasando el tiempo, y comienzan a evolucionar. En Ana se nota muchísimo. Pero es normal, porque escribe este diario entre los 13 y los 15 años. No deja de ser una adolescente hormonada, descubriendo los ideales, inquietándose por el futuro, desafiando las reglas de sus padres y atreviéndose con las primeras experiencias románticas. Todo esto, dentro de cuatro paredes, claro. Imaginad los roces y el agobio mayúsculo. Además, hay más hormonados conviviendo en el Anexo, lo que da un poco de chispa a toda la historia.

Pero los ánimos también van cambiando. Pasa el tiempo, se va un año, otro... Y la esperanza empieza a perderse, y esto nos recuerda un poco a una enfermedad crónica. Con sus días mejores y peores, porque hay veces en las que apenas hay comida, y otras en las que las buenas noticias de la radio les sacan unas sonrisas.
El viento es muy agradable, el sol resplandece, el cielo es de un color intenso, y tengo unos deseos locos de todo... De soledad, de amigos, de hablar, de libertad. Tengo unos deseos locos... de llorar.
Ana Frank escribe muy bien. Y esta es una de las razones que esgrimen los conspiranoicos, empeñados en sostener la teoría de que el diario de Ana Frank es un invento, y que no lo escribió ella. Normalmente, suelen ser negacionitas del Holocausto y defensores de las teorías de la conspiración más disparatadas que puedan imaginarse. Y os tengo que decir que ya os vale. Claro que una persona de su edad puede escribir así. Recordemos que no es una niña pequeña, tiene entre 13 y 15 años. Siempre que un adolescente ha escrito algo que esté bien, han salido los cuatro de siempre a decir que se lo han escrito. Yo solo quiero recordar que el hecho de que haya adultos que no saben redactar no impide que mucha gente escriba bastante bien a los 14 años. Echadle un vistazo a los concursos de relatos de esas edades si no me creéis. ¡Os sorprenderéis muy gratamente!


Por otra parte, hay que recordar que Ana escribe esto en unas condiciones muy especiales de angustia, confinamiento y falta de interacción con más personas que las siete con las que convive. Y esto se nota en las vueltas que va dando su mente y los sentimientos que expresa. Poco a poco, podemos notar como la desesperación va aumentando, y empieza a darle vueltas a todo lo que ocurre. Por eso dije antes que leer este libro duele, porque lo que transmite es sumamente real. Precisamente por eso recomiendo leerlo, pero con calma. Hay que saber encontrar el momento, y estar dispuesto a entender lo que se lee.


Y hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os haya gustado, porque para mí ha sido muy difícil escribirla. Como siempre, os invito a comentar si habéis leído alguna vez este libro, qué sensaciones ha causado en vosotros... ¿Alguien ha visitado la casa de Ana Frank, en Ámsterdam?

¡Hasta pronto, literatómanos!

Los judíos y los cristianos están esperando, toda la Tierra está esperando, y muchos esperan que les llegue la hora de morir.
edit

24 comentarios:

  1. Hola! Lo leí para el colegio y después hace un par de años ya que iba a Amsterdam y quería releerlo antes y la verdad es que creo que es un libro muy necesario que leer. Muy buena reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ámsterdam! ¡Qué guay! Me encantaría visitar esa ciudad. Me alegro de que leyeras el libro. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Hey! Este libro lo leí por recomendación de un profesor con unos 13 años o así y lo cierto es que me encantó y, aunque no recuerdo demasiado de él, sí que me marcó y coincido totalmente con lo que dices: leerlo duele.
    ¡Muy buena reseña! Nos leemos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Andere! No hace falta recordar cada página de un libro para que te marque, por supuesto. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Adoro este libro, coincido en que es una historia muy triste, pero yo le tengo mucho cariño y me recuerda mi niñez, es el primer libro que leí que no era un cuento y lo leí como tres veces seguidas, no había escuchado eso de que decían que lo habían escrito adultos, pero a estas alturas viendo todas las ideas disparatadas que hay en el mundo, no me sorprende, creo que esto es una lástima, es muy fuerte que se nieguen testimonios, vidas, malo y peligroso. Muchas gracias por traernos la reseña y un montón de recuerdos. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Ana! Yo me alegro de no haberlo leído de niña, porque no creo que lo hubiese sentido tanto como ahora, la verdad. Sí, desgraciadamente hay mucho escepticismo mal fundado defendiendo de manera compulsiva teorías de la conspiración. Discutir con ellos es perder tiempo y energía inútilmente, así que no hay otra que ignorarlos. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Hola maja!

    Leí este libro hace años y tengo el recuerdo un poco difuminado, recuerdo que no estuvo mal pero tampcoo fue para tirar cohetes, imagino que la histórica y la vida de esta chica no fueron de mi agrado, no sentí la conexión.
    La etapa en la que se escribe, todos sabemos lo dura que fue.. vivir en esa situación de angustia y sin saber qué pasará después debe ser horrible.

    Buen fin de semana^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! La vida de esta chica es muy dura y leerlo, como ya he comentado, duele y transmite una angustia importante. Normal que no te deje una sensación positiva. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. ¡Hola, Carmen! ^^

    Me alegro de que estés en racha ^^ Cuando las cosas salen redondas es la leche :D
    Ay. "El diario de Ana Frank". Hace mucho tiempo que digo que quiero leerlo, pero es precisamente por el hecho de que no es un libro de ficción que siempre se me acaba encogiendo el estómago y lo dejo pasar. Ningún niño, ninguna niña, debería verse en esa situación jamás. Es horrible lo que pasó. Es horrible y repulsivo, porque no hay excusa. Que siete personas tuvieran que vivir confinadas durante dos años en una casa, para que no se los llevaran. Es que no hay derecho. Así que sí, te doy toda la razón: una persona de entre 13 y 15 años puede escribir bien, muy bien de hecho. No hace falta matarse a estudiar para escribir un buen libro. Hay quién escribe bien, y punto.
    Pasando a los sentimientos que se desprenden de la novela... me imagino que te rompes leyéndolos. Era una niña. Una niña que pensaba en cosas de niñas. Y tuvo que vivir una situación horrible. Supongo que a medida que se avanza en la novela se hace más difícil ignorar el nudo en la garganta.
    Espero poder darle una oportunidad muy pronto.
    Una reseña maravillosa, Carmen :)
    ¡Un besazo muy pero que muy grande y que pases un maravilloso fin de semana, guapísima! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Carme! Un placer tenerte comentando por aquí.
      Es un libro con el que a mí me fue muy difícil atreverme, por eso de que es muy duro, es perfectamente real y no cuenta precisamente cosas bonitas. El nudo en la garganta que comentas es absolutamente verídico. Es empezar a leer y sentirlo.
      También te doy la razón en lo de que no es necesario ser un estudiado de Harvard para escribir un buen libro. Porque la escritura la llevamos dentro. La formación y el haber leído antes ayudan, claro, pero es un don y una necesidad, sale de nosotros.
      ¡¡Un abrazo!!

      Eliminar
  6. ¡Hola!

    Ay ¡por fin puedo comentar! En la anterior entrada no me dejó :(

    Jopé tengo muchísimas ganas de leer este libro; conozco su historia, he visitado su casa en Amsterdam... pero leer el libro tiene que ser muchísimo más intenso y, como tú dices, incluso doloroso.
    Lo más difícil de asumir es que fue real. Y que, como ella, hubo miles de víctimas más.
    Ojalá leer este y otros testimonios existentes nos haga aprender de los errores y ser más valientes, justos y compasivos a los que estamos dispuestos a escuchar. Porque, desgraciadamente, hay demasiada gente no dispuesta a hacerlo.

    Un saludo, compañera ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Iratxe!
      No te preocupes, que a veces Blogger hace cosas extrañas.
      ¡Qué guay que hayas estado en su casa en Ámsterdam! ¡Y qué razón tienes en lo último que has puesto! Desgraciadamente, hay mucha gente por el mundo falta de empatía y de compasión.
      ¡¡Un abrazo!!

      Eliminar
  7. Hola! Leí este libro cuando era pequeña (no recuerdo si tenía unos 13 años más o menos) y hace poco lo volví a leer porque sabia que a esa edad habrían cosas que seguro que se me habrían escapado y la verdad es que es una historia dura que te deja bastante tocado no solo al terminarlo, sino también mientras lo lees. Es un libro muy recomendable.
    Besos!
    PD: Por cierto, soy Pilar de Mi tarde junto a un libro y el blog de Lit es Pájaras Lectoras. Al tenerla como autora en mi blog, creo que nos confundes, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Pilar!
      Pues ya siento la confusión, ahora me paso también por el blog de Lit, jaja.
      Me alegro de que te gustara el libro. Estoy segura de que no hay punto de comparación entre leerlo a los 13 y ahora, con más madurez.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. Hola!
    Leí este libro hace mucho tiempo y no me vendría mal una relectura porque no lo recuerdo demasiado bien. Y sí, nunca debería haberse escrito este diario y también estoy de acuerdo contigo en que alguien de 14 años puede escribir perfectamente bien pero bueno, para todo existen detractores.
    Un beso!
    PD: veo que Pilar ya te ha aclarado la confusión :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Lit!
      Pues sí, menos mal, porque menudo lío me hice :)
      ¡Me alegro de que tú también lo leyeras! Creo que todos deberíamos leerlo alguna vez. Ya sabes "haters gonna hate" por los siglos de los siglos.
      ¡Besos!

      Eliminar
  9. ¡Hola Carmen!
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que este libro no puede ser juzgado. A diferencia de ti no lo he leído. Sé que es de lectura obligatoria, pero cuando me metí de lleno con El niño con el pijama de rayas no me sentía preparada para leer más libros de esta índole. Aunque he de decir que el leer el libro no me disgustó tanto como ver la película, se ve que en ese aspecto el libro aportaba mucho pero lo visual fue lo que más me impactó. Ha sido la única vez que la película ha superado al libro; al menos en mi caso particular.
    Al hilo de este libro, que no me he leído pero que me queda claro tengo que hacerlo, vi una película con mi chico Hermanos de sangre en la que aparece una serie de imágenes de los campos de concentración donde había centenares de judíos y cuerpos sin vida. Créeme que fue lo más duro que he podido ver. Todos esos cuerpos, con sus nombres, sus vidas, sus gustos... Terminados en nada gracias a... En fin, ya sabemos a quienes. Te la recomiendo si te va lo histórico; es una miniserie de 10 capítulos sobre la II Guerra Mundial y el paso de EEUU por ella ;)

    Creo que es totalmente viable que una adolescente escriba bien. No por el simple hecho de que sea aún como quien dice "una niña", sino porque además estaba rodeada de adultos. El lenguaje de aquella época era mucho más cuidado que el de ahora, donde va a parar, la interacción con personas que le sacan unos años más a ella ayuda lo suficiente como para manejar sobre todo tipo de asuntos. Al menos esa es mi teoría. La madurez no tiene edad, ya me lo dijeron alguna que otra vez. Y teniendo en cuenta por lo que estuvo pasando de eso no le faltaba a Ana Frank.
    Gracias por recordarme que tengo que leerlo tarde o temprano y, sobre todo, que tengo que encontrar el momento para empatizar lo máximo posible con ella. Es lo menos que podemos hacer.
    Un besazo guapa ;)

    Etérea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Etérea!
      A mí "El niño con el pijama de rayas" también me dejó bastante tocada. Y la película... he de reconocer que lloré tanto que no fui, ni mucho menos, capaz de verla entera.
      Claro que las adolescentes pueden escribir bien, es flipante que haya gente que piensa que es imposible. Que adultos hechos y derechos no sepan redactar no quiere decir que los adolescentes no puedan hacerlo. Un poquito más de humildad no vendría mal, la verdad.
      ¡Gracias por la recomendación, me la apunto! ¡Un abrazo!

      Eliminar
  10. ¡Hoooola!
    Yo no he leído El diario de Ana Frank y no por falta de ganas sino porque le tengo que encontrar el momento adecuado sabiendo que voy a sufrir con esta lectura. Pero igualmente no la descarto, ni mucho menos, creo que es una de esas lecturas muy necesarias para recordar los errores que se han cometido en la historia y así no volver a caer en lo mismo. Las condiciones en las que Ana Frank escribe su diario y todo lo que la rodea despierta mucho mi interés y tengo muchas ganas de indagar en las reflexiones y pensamientos que haya podido expresar en sus palabras.

    ¡Mil besos!

    PD: Tienes nueva seguidora. <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      ¡Bienvenida al blog, guapísima!
      Sí, no te equivocas, para leer esto hay que encontrar el momento adecuado, porque se sufre un montón con este libro. Merece la pena, claro que sí, para aprender de la historia y desarrollar la empatía, que mucha falta le hace a la sociedad. ¡Ya nos contarás la experiencia si te animas!
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  11. Hola Carmen!!
    Pues aún recuerdo cuando me regalaron este libro con 14 años y todo lo que lo disfruté y sentí y me horroricé. A día de hoy sigo leyendo libros basados en esta época tan injusta y fue a causa de leer este libro. Me da mucha pena reconocer que el libro se me perdió, pero siempre he tenido esa espinita clavada y he querido comprarme otro ejemplar. Con tu reseña me lo has recordado y creo que ya va siendo hora. En cuanto a lo que comentas de los cuatro idiotas de siempre, es mejor no hacerles caso, siempre habrá gente que niegue todo lo que ocurrió con los nazis, pero espero que en algún momento paguen por sus crímenes!!
    Gracias por la reseña :D
    Besos :33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Sandra!
      Es una época que no podemos olvidar, por dura que sea. Aunque este libro me ha parecido sumamente distinto de todas las novelas basadas en esta época que he leído. Al fin y al cabo, es una historia completamente real.
      No, no les podemos hacer caso ni ponernos a discutir con los negacionistas, pero no podemos obviar su existencia. Hay que saber que están, como tantos otros conspiranoicos, y que están diciendo estupideces.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  12. No he podido visitar la casa de Ana Frank ya que no he visitado el país, pero mis padres fueron cuando yo era pequeña, y ambos dicen que impresiona muchísimo la sensación de estar allí. Estoy viendo haber si podemos viajar a Alemania para que mi hermana y yo podamos verla, pero mis padres no suelen viajar dos veces al mismo país, así que lo tengo un poco crudo.

    Espero poder visitarla en un futuro :)

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola!

    Llevo un tiempo pensando en leer el Diario de Ana Frank porque han sacado una nueva historia en comic muy bonita, pero soy muy sensible y no sé que me voy a encontrar dentro, aunque eso no me quita las ganas de leerlo. A ver si pronto consigo un poco de dinero y puedo comprármelo. Gracias por la reseña.

    Nos leemos.
    ¡Besos!😘

    ResponderEliminar

¡Gracias por leerme! Este blog se alimenta de comentarios, ¡así que te animo a dejar tu opinión!

Pero... por favor, hazlo con respeto y sin spam, y, si la entrada te interesa tan poco que ni siquiera te la has leído, ahórrate los comentarios por defecto como "sígueme y te sigo" o "buena reseña".

De nuevo, ¡un abrazo enorme, y gracias por comentar! En cuanto pueda, me paso por vuestros blogs para conocer vuestras impresiones.

Entrada más reciente Entrada antigua
© Design 1/2 a px. · 2015 · Pattern Template by Simzu · © Content LITERATOMANÍA