Reseña: Buscando a Alaska

| sábado, 17 de enero de 2015 | , , , |
¡Hola, literatómanos!
¿Cómo habéis pasado la semana? Espero que bien, tal vez cansados o con frío, pero con optimismo y con un buen libro entre las manos, que eso ayuda mucho.

Hoy os traigo la reseña de un libro que he leído estos días, en estas tardes de invierno, mirando el frío desde la ventana y sin ver mucho más allá de la niebla. Así que, aquí les presento a "Buscando a Alaska", de John Green.



Título: Buscando a Alaska.
Autor: John Green.
Editorial: Nube de tinta.
Idioma original: inglés.
Título original: Looking for Alaska.
Número de páginas: 297.
Fecha de publicación: 2005.
Traductora: Cecilia Aura Cross.

Antes: Miles ve cómo su vida transcurre sin emoción alguna. Su obsesión con memorizar las últimas palabras de personajes ilustres lo lleva a querer encontrar su Gran Quizá (como dijo François Rabelais justo antes de morir). Decide mudarse a Culver Creek, un internado fuera de lo común, donde disfrutará por primera vez de la libertad y conocerá a Alaska Young. La preciosa, descarada, fascinante y autodestructiva Alaska arrastrará a Miles a su mundo, lo empujará hacia el Gran Quizá y le robará el corazón...
Después: nada volverá a ser lo mismo.
"Buscando a Alaska" es la novela debut de John Green, autor de "Bajo la misma estrella", con la que se granjeó de la noche a la mañana el reconocimiento de lectores y críticos. Miles, un joven que busca su destino, y Alaska, una chica perdida en el laberinto de la vida, se enfrentan a preguntas intemporales: ¿Qué significado tiene nuestra existencia, ¿podemos llevar una vida plena tras vivir una tragedia sin resolver?

Este libro fue un buen regalo navideño, y lo acabé de leer en muy poco tiempo. Porque "Buscando a Alaska" es, ante todo, un libro que absorbe.
Te absorbe la historia, por su trama, y también te absorben los personajes. La sinopsis describe muy bien este libro, que se divide en dos partes: antes y después. Entre ellas, un acontecimiento descorazonador cuya revelación sería uno de los spoilers más odiados. Al comienzo del libro, vemos como Miles, un chico de dieciséis años que vive en Florida y tiene una escasa o nula vida social, abandona la casa donde ha vivido siempre con sus padres para irse al "Culver Creek", un peculiar internado en Alabama donde gran parte de su familia ha estudiado. ¿Sus razones? Él mismo las describe muy bien: va en busca de un Gran Quizá (quiere vivir)
En este lugar, Miles vivirá una aventura que al principio quizá pueda parecer corriente: nuevos amigos, apelativos cariñosos, peleas contra los "Guerreros Semaneros" (los pijitos de familia adinerada), bromas, primeros coqueteos con alguna chica, profesores de los que esconderse, pequeñas fiestas a escondidas... Aun así, engancha, y el hecho de que Miles nunca haya vivido esto es un detalle que hace la narración menos cliché.
Sin embargo, a medida que vas pasando las páginas, la historia se va haciendo más y más profunda, porque si hay algo que tienen estas tramas tan típicas es que dan muchísimo de sí y pueden convertirse en algo inusual en muy pocas páginas.

Los personajes me han gustado bastante, tanto como lo han hecho los motes que llevan. Aparte de Miles, un personaje que ha vivido toda su vida sobreprotegido y sin amigos, y cuyas reacciones e ideas resultan un tanto extravagantes a veces (recuerda un poco a Holden Cauldfield, de "El guardián entre el centeno"), están sus amigos, compañeros y, por otro lado, los profesores. Cada uno cumple su función en el libro. Hyde es el típico profesor monótono al que, al final, se le coge un montón de cariño. El Águila podría parecer un director detestable y quisquilloso, pero tiene un papel muy importante para la historia y al final incluso logra caer bien. Los "Guerreros Semaneros" parecen ser enemigos mortales de los protagonistas, pero es sorprendente cómo llevan esta enemistad, como dos equipos de fútbol que juegan siempre uno contra otro, muy picados, en ocasiones extremistas, pero... no resulta una enemistad "dura". El "Coronel" es el amigo que todos querríamos tener, que cae bien a primera vista y que es la persona más noble que te puedes encontrar. De "Takumi"... pese a todas las veces que aparece es el chico sobre el que queda más por conocer. Lara te hace odiar en ocasiones al protagonista. Y, por encima de todos... Alaska. Alaska es Alaska. Una chica sensual, extrovertida, espontánea, inteligente y muy peculiar. Sin embargo, embriagada por una extraña locura y un halo de misterio, y envuelta en una curiosa infelicidad, Alaska da miles de sorpresas a lo largo del libro. Con ella he reído y he llorado, me han dado ganas de darle un abrazo o una bofetada, Alaska...
Alaska, y todo lo que le ocurre, marcan la diferencia entre un típico libro cliché de aventuras en un internado y una historia súper original.
Ahora bien, que nadie lea este libro esperando encontrarse algo como "Bajo la misma estrella". No se parecen en nada, si bien se aprecia la pluma inconfundible del autor y su gusto por los pequeños detalles extraños (la obsesión de Miles por las biografías y las últimas palabras de personajes ilustres, la obsesión del Coronel por aprenderse las capitales de países, la obsesión de Alaska por acumular libros de segunda mano...) y las sorpresas y giros inesperados. La narración, en primera persona desde la perspectiva de Miles, te introduce de lleno en la historia y en la mente de él. Lo que leemos bien podrían ser sus pensamientos y sus ideas, pero en estado puro, en bruto. Y la redacción de Miles no es deslumbrante, sino muy coloquial, y este toque coloquial tiene un doble efecto: absorbe, pero también cansa. Lo que te mantiene en vilo no es tanto el estilo como la trama.Y la identificación con los personajes, eso también.

En resumen, en este libro se dan cita los grandes acontecimientos con los pequeños detalles creando una deliciosa mezcla (que puede provocar ataques al corazón). Recomendable, por supuesto, aunque a veces pueda parecer demasiado juvenil.
¡Y esto es todo, literatómanos!
Espero que os haya gustado la reseña. ¡Hasta pronto!

Te pasas la vida atorado en   el LABERINTO, pensando en cómo vas a escapar de ahí un día y cuán fabuloso será. 
Imaginar ese futuro te mantiene con vida, pero nunca escapas. Solo utilizas el futuro para escapar del presente.
edit

6 comentarios:

  1. Hola guapa, yo empecé a leerlo pero otras lecturas se impusieron y la verdad es que el libro no acabó de engancharme. No se que me pasa con John Green que no lo acabo de coger el gusto. A ver si cuando termine mis pendientes me pongo a ello. Besitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Marta!
      John Green crea historias buenas, pero la redacción no es tan impecable.
      Saludines :)

      Eliminar
  2. Los libros de John Green siguen sin llamarme la atención después de leer Bajo la misma estrella, pero quién sabe, tal vez más adelante :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí BLME me encantó, una obra maestra, aunque John Green no tenga una redacción que sea demasiado buena.
      ¡Disfruta de tus lecturas!

      Eliminar
  3. ¡Hola!

    No he leído nada de John Green. Gracias por la reseña. Me quedo por aquí ^^

    Besicos :D

    ResponderEliminar

¡Gracias por leerme! Este blog se alimenta de comentarios, ¡así que te animo a dejar tu opinión!

Pero... por favor, hazlo con respeto y sin spam, y, si la entrada te interesa tan poco que ni siquiera te la has leído, ahórrate los comentarios por defecto como "sígueme y te sigo" o "buena reseña".

De nuevo, ¡un abrazo enorme, y gracias por comentar! En cuanto pueda, me paso por vuestros blogs para conocer vuestras impresiones.

Entrada más reciente Entrada antigua
© Design 1/2 a px. · 2015 · Pattern Template by Simzu · © Content LITERATOMANÍA