Reseña: La Ladrona De Libros.

¡Hola, literatómanos!

Conseguí este libro una tarde de lluvia (coincidencias con ese momento de la historia en que...) , y esa misma tarde comencé a leerlo. Me enganché desde el primer hasta el último momento. Aquí os traigo la reseña de La ladrona de libros, una novela narrada desde la perspectiva de alguien - o de algo - que nunca hasta ahora habíamos pensado que pudiese contar una historia.



Título: La ladrona de libros.

Autor: Markus Zusak.

Título original: The Book Thief.

Traductora: Laura Martín de Dios.

Ilustradora: Trudy White.

Editorial: DEBOLS!LLO

Número de páginas: 531.



Érase una vez un pueblo donde las noches eran largas y la muerte contaba su propia historia. En el pueblo vivía una niña que quería leer, un hombre que tocaba el acordeón y un joven judío que escribía bellos cuentos para escapar del horror de la guerra. Al cabo de un tiempo, la niña se convirtió en una ladrona que robaba libros y reglaabra palabras. Con estas palabras se escribió una historia hermosa y cruel que ahora ya es una novela inolvidable.

En 2014 se estrenó la adaptación cinematográfica de esta obra. No he tenido la oportunidad de verla, ya que quería leer el libro antes, pero podéis ver el tráiler aquí.



Leer este libro significa, sin lugar a dudas, un antes y un después. Significa conocer una historia desgarradora y emocionante, narrada de la forma más espectacular y vivida por los personajes más alucinantes. Y, cuando acaba, sencillamente te deja sin palabras.

Mientras el horror se apodera de su barrio, una niña que prácticamente ha dejado de serlo se salva gracias a un sótano que evoca muchos recuerdos y a un cuaderno en el que está escribiendo su historia. Pero ese cuaderno nunca lo leemos, sino que leemos lo que nos cuenta aquella que lo encontró, la única que recorre a su libre albedrío la devastación y la que más trabajo tuvo durante la Segunda Guerra Mundial en la que se ambienta este libro: la Muerte. Y tiene una peculiar forma de narrar, conmovedora y a la vez objetiva, con algunos incisos sobre su trabajo que me han puesto los pelos de punta de esa forma que solo los lectores conocemos.

La chica se llama Liesel, Liesel Meminger, y ha visto en varias ocasiones a la narradora. La primera, antes de que su madre la dejara en casa de los Hubermann, su nueva familia, la que va a darle de la poca comida (pero alguna) que tienen, y que va a proporcionarle una educación (lo mejor es cómo aprende a leer). Eso ocurrió antes de que empezara la Guerra y antes de que Liesel fuera capaz de comprender el drama que ocurría a su alrededor. Cuando esta acabó, ella había aprendido a amar y a odiar, a observar lo que ocurre en su mundo, a opinar y a tomar parte en ello y, quizá lo más importante, a robar libros. Estos libros que ella robaba toman una parte central en la historia, y a mí me encantaría tenerlos todos en mi estantería.

En mi opinión hay una gran diferencia entre este libro y otras novelas sobre este tema (que hay muchas, ya lo sé). Además de la narración, no se centra en el enorme y explotado drama del Holocausto, ni tampoco de las personas que rodean a un odioso e intolerante nazi sin estar de acuerdo con él. Se trata de todos esos humanos anónimos que intentaron seguir con sus vidas cotidianas en medio del horror del nazismo y la guerra en una calle pobre de Alemania. Entre esta gente destacan los Hubermann, Hans y Rosa, los padres de acogida de Liesel. Uno tiene un corazón enorme tatuado en el pecho y ella tiene uno igual de grande, pero cubierto por una capa de gruñidos y de insultos dirigidos a la gente que más quiere. Luego está Rudy Steiner, el mejor amigo de la protagonista, el chico alemán rubio que admira a un joven negro y estadounidense, y que experimenta una transformación similar a la de ella, y toda la familia Steiner, que pasa tantos apuros como los Hubermann. La sufrida frau Holtzapfel; la nostálgica, acomodada y lectora Ilsa Hermann... Muchos personajes evolucionan a medida que pasamos las páginas. Gracias a Liesel, y también a otras personas. Y luego está Max Vandenburg, el judío, el escondido, el toque que hace distinta a Liesel y su familia de los otros personajes. Muchos no son nazis convencidos y están en contra de Hitler, pero no pueden hacer nada en su contra. Los Hubermann, por suerte, promesa y bondad, sí lo hacen. Como pueden, pero lo hacen.

Un detalle del libro son los detalles. Los colores que ve la muerte (eso somos todos para ella), su forma objetiva y desengañada de describir un drama que no deja de ser drama, sus comentarios curiosos sobre vocablos, sucesos y anécdotas que constituyen la salsa de la historia. Y las palabras, las palabras a las que tanta importancia dan la protagonista y la narradora, las palabras que constituyen el eje de nuestra historia. Las palabras y los detalles, que a veces son lo mismo y otras veces no, esta es la salsa de nuestra historia.

Cien por cien recomendable, excepto para personas demasiado sensibles que no son capaces de resistir el shock literario. Una novela en la que la historia, la intolerancia, las guerras y el horror se dan cita con las más entrañables emociones, el más conmovedor significado de la familia y la amistad y una profunda reflexión sobre la vida, la muerte, los valores, la cultura y la propia literatura.

Os invito a comentar si habéis leído este libro u otros de temática parecida, y, de paso, si existe alguno de los libros que son nombrados entre las páginas. Espero que hayáis disfrutado de la reseña.

¡Nos vemos pronto, literatómanos!
edit

3 comentarios:

  1. Hola!! la verdad es que no tenia muchas ganas de leer este libro... hasta ahora, ya que me parecia otro libro más de guerra, tipo Anna Frank, no sé... asi que me desalentaba bastante, pero creo que ahora me lo pensaré mejor :)
    Muchas gracias por la reseña!!

    Un consejo para aumentar seguidores: Únete a las iniciativas como "Blogs Asociados" ;)

    Nos leemos!!!
    Saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Belle!

      ¡Y bienvenida a mi blog! Gracias por hablarme de estas iniciativas. ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con el comentario anterior. Lo tengo disponible pero también me lo imaginaba como el diario de Anna Frank que creo, y puede que alguien me mate, es uno de los pocos libros que no he podido terminar...Me aburría soberanamente. A ver si me animo con este...
    ¡Gracias!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

¡Comenta si te ha gustado, o si no también! ¡Se admiten críticas!

Entrada más reciente Entrada antigua
© Design 1/2 a px. · 2015 · Pattern Template by Simzu · © Content LITERATOMANÍA