Reseña: Mecanoscrito del segundo origen.

¡Hola, literatómanos!

Como son vacaciones, he tenido tiempo para dedicar bastante tiempo a leer y, en poco tiempo, he acabado el libro cuya reseña os traigo hoy, Mecanoscrito del segundo origen, una apocalíptica novela de ciencia ficción.



Título: Mecanoscrito del segundo origen.

Autor: Manuel de Pedrolo.

Editorial: Anaya.

Idioma original: catalán.

Traductor: Domingo Santos.

Número de páginas: 192.

Fecha de publicación: 1974.

Título original: Mecanoscrit del segon origen.




Cuando Alba se tira al río para rescatar a Dídac, un chico mulato que han empujado al agua, se produce un ataque alienígena. Justo en ese instante en el que Alba y Dídac están bajo el agua, el mundo, tal y como lo han conocido hasta entonces, deja de existir.
Cuando salen a la superficie, atónitos, descubren lo ocurrido y se van dando cuenta de que parecen ser los únicos supervivientes. Tras el shock inicial, la lucha se impone, hasta que ambos caen en la cuenta de que de ellos depende la construcción de un nuevo mundo y el preservar aquello del pasado que consideran importante, como por ejemplo los libros.
Alba y Dídac se conveertirán en los nuevos padres de la humanidad porque decidirán ser el origen y no el final.


En general, Mecanoscrito del segundo origen es una novela de ciencia ficción, apocalíptica y muy impactante. Podríamos clasificar este libro como un libro raro, aunque es precisamente en su rareza donde reside su encanto.

Lo primero que llama la atención en él, incluso antes de leerlo, mientras ojeamos sus páginas, es su estructura. Está dividido en cinco cuadernos, cada uno correspondiente a un año numerado de una forma desconocida, más un epílogo. Además, dentro de los cuadernos, los párrafos principales están numerados. Cada uno de estos "macropárrafos" corresponde a un avance, a un paso nuevo de Alba y Dídac. Esta estructura aporta fluidez y originalidad a la lectura, descarga la densidad que tendría el texto de haber sido organizado de otra forma.

La trama está muy bien resumida en la sinopsis. En muy pocas páginas, al principio del libro y sin preparación previa, se acaba el mundo tal y como lo conocemos. Así, sin más. el autor va directo  y pude provocar ataques al corazón. Los únicos supervivientes, al menos en el área más cercana, son una adolescente de catorce años llamada Alba y un niño mulato, Dídac. Sus nombres representan perfectamente su papel y su futuro. Aquí comienzan sus aventuras en un mundo poblado por aves, insectos y plantas, pero, sobre todo, por la muerte y la destrucción, una destrucción que excede los límites de su imaginación (y la nuestra). Y es que unos alienígenas muy cerdos (en todos los aspectos, por lo poco que sabemos de ellos) han destrozado desde el aire nuestro planeta, acabando con la vida de casi todos los mamíferos y destruyendo lo que hizo nuestra civilización.

Solos, ante una desolación imposible de imaginar,
pero dispuestos a vivir, aunque sea así.
El estilo que utiliza el autor es, como ya he comentado antes, directo y conciso. Va directamente al grano, describe los hechos desde un punto de vista objetivo, pero dejando claros los sentimientos de los personajes. Las descripciones (la que hace de Alba al principio de cada cuaderno es un claro ejemplo) son cortas, con pocos adjetivos y sin decir más de lo imprescindible. Lo demás, se entiende del texto. Este rasgo provoca un doble efecto: aporta fluidez, pero también produce un texto demasiado cargante en ocasiones, al limitarse únicamente a narrar un hecho tras otro.

Normalmente, suelo fijarme en detalles sobre los personajes secundarios, aunque esto no es posible en esta novela, por una sencilla razón: no hay, o aparecen solamente durante un par de líneas. La historia se centra exclusivamente en Alba y Dídac, que me han parecido dos seres sobrehumanos en muchos sentidos. Por un lado, su reacción ante la gran tragedia que se desata parece forzada, demasiado racional, aunque ¿acaso existe una reacción natural ante el fin del mundo? Por otro lado, la mentalidad que adquieren ambos y su fortaleza resulta casi inexplicable. Sin embargo, sus sentimientos son la cosa más humana que puede existir, por lo que, entre las páginas, a Alba y a Dídac te los crees. Y eso es lo que importa.

Otro detalle destacable es la concepción del amor y las relaciones sexuales que ofrece el libro. Y es que resulta difícil comprender cómo las entienden nuestros personajes: ¿como una obligación? ¿como un acto de amor? ¿como una búsqueda de placer? ¿como ambas cosas? No se describen de forma gráfica en ningún momento, aunque no dejan de jugar un papel importante en el libro, porque son un símbolo. Como es simbólico gran parte de lo que pasa.

Un conjunto de símbolos y acciones numerados cobran sentido en una paradójica novela de ciencia ficción. Parece increíble y surrealista, pero, mientras lees, te crees todo lo que pasa, te crees que eso podría pasar, y, aunque intentas imaginarte en la situación de Alba y Dídac, no puedes. Cinco cuadernos de fortaleza, amistad, amor y fe en el mundo. Cinco cuadernos de conservación y desolación rematados con un epílogo futurista. Miles de valores e ideas se dan cita en 192 páginas a veces cargantes, pero que merecen la pena.

Y hasta aquí la reseña. Como siempre, os invito a comentar si habéis leído el libro, u otros de este género que describan el mundo después de su fin. Espero que os haya gustado. 

¡Nos vemos pronto, y feliz Navidad a todos los literatómanos! Espero que Papá Noel os traiga todos los libros que habéis pedido. 
edit

2 comentarios:

  1. Pues no conocía este libro pero tiene algo realmente interesante! Gracias <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Happiness!
      Sí, es muy interesante, aunque a veces también sea algo fuerte.
      ¡Un saludito! ¡Nos leemos!

      Eliminar

¡Comenta si te ha gustado, o si no también! ¡Se admiten críticas!

Entrada más reciente Entrada antigua
© Design 1/2 a px. · 2015 · Pattern Template by Simzu · © Content LITERATOMANÍA