Reseña: Marianela.

| viernes, 23 de octubre de 2015 | , , , |
¡Hola, literatómanos!
¿Cómo va esa semana? Supongo que cada uno le estará plantando cara a su manera.

Hoy os traigo una reseña de un libro que no se parece en nada a los que suelo leer habitualmente, puesto que podría ser considerado todo un clásico de la novela española. Y sí, lo he leído para clase, y me alegro de haberlo hecho, porque lo cierto es que me ha gustado muchísimo.



Título: Marianela.
Autor: Benito Pérez Galdós.
Editorial: Alianza Editorial.
Idioma original: español.
Número de páginas: 261.
Fecha de publicación: 1878.







ATENCIÓN: la sinopsis puede resultar algo farragosa y podría, de un modo u otro, contener algún spoiler.

Publicada en 1878, Marianela es una novela por la que Benito Pérez Galdós (1843-1920) mostró siempre una especial predilección. El relato, de corte romántico y lleno de contenidos simbólicos, ha alcanzado una fama imperecedera gracias a la figura conmovedora de su protagonista, una huérfana que se enamora del ciego Pablo Penáguilas, y que prefiere morir antes de que este, una vez recuperada la vista, pueda contemplar su fealdad. A lo largo de la trama van surgiendo las grandes dicotomías que se repetirían en toda la obra galdosiana posterior: realidad frente a imaginación, progreso frente a ignorancia, ciencia frente a superstición, cariddad frente a justicia social. Ambientada en un pueblo minero, la novela prefigura también los conflictos y problemas de la minera sociedad industrial.



La verdad sea dicha: no suelo tener grandes problemas con las lecturas de clase. Normalmente, suelen gustarme, aunque rara vez alguna se ha colado entre ese grupito que me marca profundamente. Marianela ha sido uno de estos últimos casos.

Esta es una novela de esas que nos hacen temblar de emoción, enfado y pena al mismo tiempo. Nos conmueve por dentro. La injusticia a la que se ve sometida nuestra protagonista, la que da título al libro, indignará incluso al más templado.

Resultado de imagen de minas de socartesEsta es la historia de una muchacha que carece de todo, incluso de un nombre bien definido: unos la llaman María, muchos simplemente la apodan Nela... Huérfana, hija de un hombre que murió enfermo y de una mujer alcohólica que acabó suicidándose, no ha tenido nunca una sola gota de afecto. A esta procedencia tan deshonrosa se le suma su cuerpo aniñado y poco agraciado, no correspondiente a su edad, su fragilidad y carácter enfermizo la hacen poco apta para el trabajo pesado. En un pueblo minero como Socartes, escenario de la novela, esto es un lastre, por el que es vista como un estorbo, y su nacimiento se considera un error de Dios.

Por otro lado, encontramos una historia entrañable, llena de matices de ternura. Marianela es la guía de Pablo Penáguilas, ciego de nacimiento, pero a quien su padre ha conseguido inculcarle la cultura. Ambos hacen una pareja increíble y maravillosa: ella le describe cada objeto de una forma conmovedora y graciosa que hará sonreír a todos los lectores; él intenta inculcarle algunos de sus conocimientos. Ella tiene una imaginación desbocada, producto de su gran sensibilidad y su falta de cultura, y unas ideas propias similares a las de un avispado humano prehistórico. El amor que esta pareja llega a profesarse, favorecido por el hecho de que él no puede verla, nos hace temblar de emoción.

La historia de Marianela la conocemos por un narrador omnisciente, pero desde su propio de vista y desde el de Teodoro Golfín, un bondadoso médico oftalmólogo que podría devolverle la vista a Pablo, haciendo que el mundo de la protagonista se rompa en pedazos. El desamparo, la desolación y la soledad de esta dan un toque aún más amargo a la novela.

El resto de personajes que aparecen son la cara y la cruz de una misma moneda. Gente de aldea que no se preocupa más que de su propio sustento, personas codiciosas que pretenden aparentar ser caritativa y algunos personajes que pretenden cambiar su sociedad. Y algún que otro soñador que puede ser la esperanza.

Resultado de imagen de marianela libro protagonista
Si hay algo que me ha gustado especialmente, es la forma de ver sin ojos de Pablo. Su extraña y peculiar forma de percibir un mundo que él considera puro, la esencia de todo. Este personaje me ha provocado sentimientos encontrados, pero, en este sentido, ofrece reflexiones muy acertadas y enriquecedores. Lo que, sin embargo, me ha resultado cargante, son las famosas descripciones exhaustivas de Galdós. ¡Hay puntos en los que parece ir a describir cada piedra!

El final es triste, totalmente triste. Reconozco que me ha hecho llorar bastante. En resumen, una novela que te hace plantearte las cosas, un análisis profundo de una sociedad de otro tiempo, del desamparo de las personas humildes. Explica como la sociedad destruye a una persona sensible e inteligente, como la reduce a escombros. No te lo recomiendo para empezar a leer, pero es un gran clásico si lo que quieres es ponerte con alguno. Y una última reflexión: ¿cuántas Marianelas quedan hoy en el mundo?


Y esto es todo, literatómanos. Tengo la sensación de que esta reseña se ha hecho demasiado intensa, pero es que de este libro quería decir muchas cosas. Como siempre, os invito a comentar si habéis leído el libro, si os gustan los clásicos, si os habéis atrevido con Galdós...
¡Hasta pronto, literatómanos!

Podríamos creer que ha desaparecido ya su alma,y han quedado sus suspiros.
edit

14 comentarios:

  1. ¡Hola linda! De principio no me llamaba mucho la atención, pero vuestra reseña me ha convencido y ahora ganitas no me faltan jeje Lo tendré apuntado ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen libro si quieres empezar con los clásicos, pero te da miedo.
      Literatobesos.

      Eliminar
  2. HOLAA!
    No conocia este libro,
    no he leido demasiado para no comer spoilers en lo de la sinopsis y asi..
    esa frase del final me ggusto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que te gustara! Lo cierto es que con este libro me he superado apuntando citas, jeje.

      Eliminar
  3. Hola^^
    No he leído el libro y no sé si algún día llegaré a hacerlo. Me llama la atención, si, pero siempre hay otros libros que lo hacen más.
    un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comprendo perfectamente. Yo no creo que lo hubiera leído de no haber sido por el instituto, aunque me encantó. Saludos.

      Eliminar
  4. ¡Hola Hola!
    Yo también leí este libro en el instituto, pero ya no me acuerdo...
    Con tu reseña me has hecho recordar cosas de él y ahora quiero leerlo sí o sí.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que a mí me gustaría regresar a este libro alguna vez, cuando haya pasado un tiempo y esté menos estresada. ¡Disfruta de tus lecturas!

      Eliminar
  5. Hola , no he leído nada de este tipo pero gracias por la entrada, yo tambien tengo un blog , por si te puedes pasar , ya te sigo y ya nos leemos.
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. Hola! La verdad es que los libros de este estilo me cuestan, me alegra ver que lo has disfrutado, porque yo los que me daban para clase prácticamente ninguno me gustaba.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar con los libros de clase...
      Cuesta un poquito cogerle el ritmo, pero luego me ha gustado muchísimo. Además, como es finito, pues me ha dado poca pereza.
      Gracias :)

      Eliminar
  7. Sinceramente no conocía el libro pero vaya.... parece todo un culebrón con mal final jaja Lo tendre en cuenta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me parece tanto culebrón como drama, jeje. El final es para llorar mucho. Besos.

      Eliminar

¡Comenta si te ha gustado, o si no también! ¡Se admiten críticas!

Entrada más reciente Entrada antigua
© Design 1/2 a px. · 2015 · Pattern Template by Simzu · © Content LITERATOMANÍA